Resumen Tectónico

El terremoto del 11 de marzo de 2011 de magnitud 9.0, con epicentro cerca de la costa noreste de Honshu, Japón, tiene lugar en una falla de tipo compresivo en, o en las proximidades de la zona de subducción entre las placas Pacífica y Norteamericana. A la latitud de este terremoto, la placa Pacífica se mueve aproximadamente en dirección oeste a una velocidad de 83 mm/año con respecto a la placa Norteamericana y comienza su descenso hacia el oeste bajo Japón en la Fosa de Japón. Algunos autores dividen esta región en distintas microplacas, las cuales en conjunto definen el movimiento relativo entre las grandes placas Pacífica, Norteamericana y Euroasiática; entre estas se incluyen las microplacas de Okhotsk y Amur que forman parte respectivamente de las placas Norteamericanas y Euroasiática.

El terremoto del 11 de marzo fue precedido por una serie de grandes premonitores durante los dos días anteriores, comenzando por el sismo del 9 de marzo de M 7.2 a unos 40 km del terremoto del 11 de marzo y continuando con tres eventos mayores de M 6 ese mismo día.

En la zona de subducción en la Fosa de Japón se han producido 9 eventos de magnitud igual o mayor que 7 desde 1973. El mayor de ellos fue un terremoto en diciembre de 1994 de M 7.8, aproximadamente 260 km al norte del terremoto ocurrido el 11 de marzo, produciendo 3 muertos y casi 700 heridos. En junio de 1978, un terremoto de M 7.7 con epicentro 35 km al suroeste, ocasionó 22 muertes y más de 400 personas heridas. Otros grandes terremotos han ocurrido en la misma zona de subducción en 1611, 1896 y 1933 produciendo devastadores tsunamis en la costa de Sanriku, en el océano Pacífico al noreste de Japón. Esta línea de costa es particularmente vulnerable a las olas de los tsunamis debido a las numerosas y profundas bahías, las cuales amplifican estas olas dando lugar a grandes inundaciones. El terremoto de M 7.6 de 1896 provocó olas de tsunami de hasta 38 m causando 22.000 víctimas. El sismo de M 8.6 del 2 de marzo de 1933, produjo olas de tsunami de hasta 29 m en la costa de Sanriku y ocasionó más de 3000 víctimas.

El terremoto del 11 de marzo de 2011 ha sido una catástrofe fuera de lo normal, superando sobradamente a otros terremotos ocurridos en el siglo XX en la parte sur de la Fosa de Japón, ninguno de los cuales alcanzó la magnitud 8. Un terremoto similar pudo haber ocurrido el 13 de julio de 869, cuando el área de Sendai fue barrida por un gran tsunami que los científicos japoneses han identificado a partir de registros escritos e indicios en depósitos de arena.

Se esperan posteriores réplicas debido a los continuos reajustes de los esfuerzos a los que está sometida la litosfera en la zona. Sin embargo, no se puede especificar la localización y momento exacto en los que estas puedan ocurrir. Las réplicas continuarán produciéndose principalmente en los segmentos de la falla donde se produjo la ruptura del terremoto principal o cerca de los mismos. La frecuencia de las réplicas tenderá a decrecer con el tiempo, pero dentro de esta tendencia general, pueden aparecer episodios puntuales de alta actividad sísmica. El riesgo de ocurrencia de grandes sismos en lugares distantes del norte de Honshu no es significativamente mayor ni menor que antes del terremoto principal del 11 de marzo.